Roser

Amante del masoquismo sentimental, enemigo de la rutina, mi vecindario no sabe quién soy y eso es lo mejor de vivir ahi.